• previous arrowprevious arrow
    next arrownext arrow
    PlayPause
    Slider
  • FRASE DEL DIA:

  • Con el tiempo he aprendido que todos queremos saber, pero casi nadie quiere pagar el precio que significa estudiar

EL SOLSTICIO DE VERANO Y LA NOCHE DE SAN JUAN. RITUALES Y PETICIONES

Desde la noche de los tiempos se vienen celebrando rituales en estos días. En realidad, la verdadera noche de san Juan debería celebrarse el día 20 o 21 de junio – esta fecha puede variar de un año a otro –  coincidiendo con el solsticio de verano – el día más largo y la noche más corta del año. En el 2018 el solsticio de verano tendrá lugar el día 21 de junio a las 12,07. (las 10,07 en UTC)

Es justamente en estos días donde debido a las vibraciones cósmicas que se desarrollan, la puerta o los umbrales entre lo humano y lo divino se abren. Sin embargo, una vez más las cristiandad, en su esfuerzo por anular y hacer desaparecer toda connotación pagana, decidió que en vez de celebrar los ritos del solsticio, se celebrara la festividad de san JUAN, en la noche del 23 al 24 junio.

Antiguamente, los druidas celtas, celebraban en esta noche – del 20 al 21 junio – sus ritos purificadores donde el elemento fuego era el articulo primordial. Eran rituales de agradecimiento por las buenas cosechas y para rendir homenaje a la naturaleza por ser tan benefactora y prospera. Además, era una noche de alegría en la que se agradecía al sol su triunfo sobre las tinieblas. Por eso, se encendían fogatas gigantes en las que se quemaba todo lo malo y lo que se quería ver desaparecer. Era el momento donde los sacerdotes druidas recolectaban sus plantas sagradas, preparaban pociones de todo tipo y donde conectaban con sus dioses. Se llevaban a cabo rituales sagrados para señalar este acontecimiento astronómico y terrestre. Se realizaban ceremonias dentro de los círculos de piedras alineadas con los solsticios y los equinoccios. Todos hemos oído hablar de los rituales que se celebraban en sitios mágicos como por ejemplo en STONEHENGE, uno de los centros de energía cósmica de la tierra. Y donde, si uno se coloca en el centro del monumento y mira hacia otra de las piedras del exterior del circulo, ve enseguida que esta piedra coincide con el horizonte y si para ello se escoge el día del solsticio de verano, es decir, el 21 de junio, el sol sale casi justo por encima de dicha piedra. Y todos sabemos que la casualidad no existe. Hoy ‘sale casi por encima’. Antiguamente, salía justo encima de dicha piedra.

Esta es la razón por la cual, hoy día,  en la noche de san Juan – la noche del 23 al 24 junio – se eleven por todas partes fuegos y fogatas para esta celebración que a veces, se olvida de toda connotación espiritual para ser simplemente momentos de expansión y alegría entre amigos.

Se dice que en  la noche de san Juan – o en el momento del solsticio –  se abren los portales de los diferentes mundos invisibles que nos rodean y los espíritus de todo tipo intentan comunicar sus mensajes.

Sea cual sea tu decisión de celebrar estos momentos en el solsticio o bien en la noche de san Juan, está claro que estos días son días mágicos por excelencia donde la magia y las buenas vibraciones cobran y adquieren una fuerza especial y donde el mundo de lo humano y lo divino están más cerca el uno del otro.

Es pues noche especial de peticiones, de rituales, de ruegos, de alejar todo lo malo, de invocar para que la prosperidad llegue a nuestras vidas… aquellos que, seriamente, hagan rituales esta noche o en estos días se verán especialmente bendecidos.

Los wiccanos celebran durante este  solsticio una de sus celebraciones mayores: LITHA

¿Cómo podemos nosotros hoy en día celebrar y aprovecharnos de la magia única de esta noche – o noches?

Una de las formas más simples y efectivas consiste en hacer una fogata y en un papel blanco y con lápiz, escribir todo aquello que deseamos ALEJAR de nuestras vidas: el desamor, penurias económicas, discusiones familiares, indecisiones, miedos…. Después de escribir todo esto y con la mayor concentración, tiraremos nuestro papel a la hoguera y acto seguido nos daremos un baño en el mar para simbolizar la purificación y el nuevo estado de gracia.

Para aquellos que no puedan ir a la orilla del mar, otra forma de celebrar este día es encendiendo un velón rojo – que simbolizará la hoguera – escribir en el papel blanco y con la lápiz de igual manera todo lo que se quiere alejar de nuestras vidas y seguidamente pegarle fuego con la llama del velón. Cuando el papel se haya reducido totalmente en cenizas, esparcirlas al aire soplando ligeramente sobre ellas. Seguidamente, darse un baño de descarga con hierbas amargas o bien simplemente agua y sal como símbolo del agua marina purificadora.

Para aquellos que quieran hacer algo más profundo e intenso en esta noche, que quieran en verdad darle la importancia que tiene esta noche mágica, existen en las tiendas esotéricas – también en la mía –  rituales muy completos de protección, de suerte, para atraer el amor etc.

Para aquellos que no deseen comprar un ritual, pero que deseen hacer algo más importante para aprovechar la magia de este día, y después de hacer el ritual de quemar todo aquello negativo de nuestras vidas, podéis hacer el siguiente ritual que es muy efectivo para potenciar todos los aspectos de nuestras vidas.

Hacer un círculo con velones  de color: blanco, rojo, amarillo, violeta, verde, azul, y rosa. Un circulo lo suficientemente amplio para poder entrar y sentarse en el centro de dicho circulo que compuesto de 7 velones, número mágico por excelencia, dará una fuerza adicional. Llevaremos con nosotros también 7 papeles blancos así como un lápiz. Para los que no quieran hacerlo con velones, pues velas. Cada cual decide.

Sentados en el interior del círculo, encenderemos con cerillas de madera cada uno de los velones y siempre en el sentido de las agujas del reloj. Cogeremos los  7 papeles blancos y en cada uno de ellos pondremos un deseo que deseemos conseguir. Dispondremos también un incienso de nuestro agrado y si lo deseamos, algún cuarzo o piedra que para  nosotros represente una conexión con la madre tierra o con el plano espiritual.

Una vez hecho esto y bien concentrados, quemaremos cada deseo, es decir, cada papel, en su velón correspondiente y siempre en el sentido de las agujas del reloj.

En el velón BLANCO quemaremos un deseo de índole espiritual

En el velón ROJO quemaremos un deseo que para nosotros tenga connotaciones de victoria o de algo muy difícil de conseguir.

En el velón AMARILLO pediremos un deseo de orden monetario

En el velón VIOLETA pediremos un deseo de transmutación; es decir, de cambiar algo por algo (miedo por valor, tristeza por alegría…)

En el velón VERDE pediremos un deseo sobre la salud. También con este color se pueden hacer peticiones de trabajo.

En el velón AZUL pediremos un deseo de índole intelectual o de sabiduría por ejemplo aumentar nuestra comprensión de la vida, unas oposiciones, un examen….

En el velón ROSA, nuestro deseo será de índole sentimental o afectivo.

Quedarse en el círculo sagrado como unos 15 minutos, meditando y viendo ya realizados nuestros deseos. Salir del círculo y dejar consumir todos los velones. Una vez que el último se haya consumido, recoger las cenizas de los papeles y esparcirlas al viento. Los restos de los velones al contenedor.

Si no se quiere utilizar velones, también se pueden utilizar velas con los mismos colores. Cada uno verá lo que desea o puede hacer. Recordar siempre que cuanto más se pida, más se debe de entregar al universo.

Que la magia de de estos días bendiga vuestras vidas y os colme de bendiciones espirituales y materiales.

Comparte en redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *